Publicado el

Estudiar sexología a través de un máster en sexología

Estudiar sexología a través de un máster en sexología

¿Qué hay que estudiar para ser sexólogo?

Para llegar a ser sexólogo, generalmente se requiere realizar una formación en sexología y experiencia práctica en el campo de la sexualidad humana. A continuación, detallamos los pasos a seguir para estudiar sexología con el objeto de poder desarrollar las funciones como sexólogo/a:

  1. Educación Universitaria: es una manera (aunque no la única) de ser sexólogo o sexóloga, si bien es cierto que cada escuela de sexología podrá sus requisitos, siendo éstos muy variados. En algunos casos se requiere tener titulación universitaria en psicología, ciencias sociales, trabajo social, enfermería, medicina u otros campos relacionados con la salud  pero en otros casos no se pedirá ninguna titulación de este tipo.   
  2. Formación Específica en Sexología y Sexualidad no universitaria: hay muchas escuelas y centros de formación que ofertan formación en sexología. Normalmente sus criterios de aceptación de matrícula son menos exigentes que las escuelas universitarias. Estas formaciones son igualmente válidas para trabajar como sexólogo/a.  
  3. Experiencia Práctica Supervisada: Es importante obtener experiencia práctica en el campo de la sexualidad humana a través de pasantías, prácticas clínicas o trabajo voluntario en clínicas de salud sexual, centros de asesoramiento o instituciones relacionadas con la salud sexual. La supervisión por parte de profesionales con experiencia en el campo es fundamental para desarrollar habilidades clínicas y éticas.
  4. Desarrollo Profesional Continuo: Una vez que te conviertas en sexólogo, es importante participar en el desarrollo profesional continuo para mantenerse actualizado sobre los avances en el campo de la sexualidad humana. Esto puede incluir la asistencia a conferencias, la participación en grupos de estudio, la lectura de literatura especializada y la colaboración con colegas en el campo.

En consecuencia, es necesario obtener una formación en sexología tanto no universitaria como universitaria y preferentemente práctica en la materia. Es importante estar comprometido con el aprendizaje continuo y el desarrollo profesional para brindar un apoyo eficaz y ético a las personas en relación con su salud sexual y bienestar emocional.

¿Qué salidas laborales tienen los sexólogos?

Los sexólogos tienen una variedad de salidas laborales en diferentes campos relacionados con la salud sexual y el bienestar humano. Algunas de las salidas laborales más comunes para los sexólogos incluyen:

  1. Clínica Privada: Muchos sexólogos trabajan en su propia práctica privada, brindando servicios de asesoramiento y terapia sexual a individuos, parejas y familias que buscan ayuda con una variedad de problemas relacionados con la sexualidad, como disfunciones sexuales, problemas de pareja, identidad de género, orientación sexual, entre otros.
  2. Centros de Salud: Los sexólogos pueden trabajar en centros de salud, clínicas médicas o hospitales, proporcionando evaluación, asesoramiento y tratamiento para una amplia gama de problemas de salud sexual. Pueden colaborar con otros profesionales de la salud, como médicos, enfermeras y psicólogos, para brindar atención integral a los pacientes.
  3. Educación y Formación: Algunos sexólogos trabajan en instituciones educativas como profesores o investigadores en programas de grado o posgrado en campos relacionados con la sexualidad humana, como psicología, trabajo social, enfermería o educación sexual. También pueden ofrecer capacitación y talleres en comunidades, escuelas u organizaciones.
  4. Investigación y Desarrollo: Los sexólogos pueden dedicarse a la investigación en el campo de la sexualidad humana, explorando temas como la salud sexual, la terapia sexual, la educación sexual, la diversidad sexual y otros aspectos relacionados. Pueden trabajar en universidades, instituciones de investigación, organizaciones sin fines de lucro o agencias gubernamentales.
  5. Asesoramiento y Consultoría: Algunos sexólogos ofrecen servicios de asesoramiento y consultoría en entornos corporativos, legales o gubernamentales, asesorando sobre políticas y programas relacionados con la sexualidad y proporcionando capacitación en diversidad sexual, acoso sexual, salud sexual en el lugar de trabajo, entre otros temas.
  6. Medios de Comunicación y Divulgación: Los sexólogos pueden participar en medios de comunicación como expertos en sexualidad, ofreciendo comentarios y consejos en programas de radio, televisión, podcasts o medios en línea. También pueden escribir libros, artículos o blogs sobre temas relacionados con la sexualidad humana.
  7. Trabajo Comunitario y Activismo: Algunos sexólogos se involucran en el trabajo comunitario y el activismo en temas relacionados con la salud sexual, los derechos reproductivos, la igualdad de género y la diversidad sexual. Pueden trabajar con organizaciones sin fines de lucro, grupos de apoyo o movimientos sociales para promover la educación y la conciencia en la comunidad.

Estas son solo algunas de las salidas laborales disponibles para los sexólogos, y la demanda de profesionales en este campo sigue creciendo a medida que aumenta la conciencia sobre la importancia de la salud sexual y el bienestar emocional.

¿La sexología es una especialidad de la psicología?

La sexología no es una especialidad dentro de la psicología en el sentido estricto, pero está estrechamente relacionada con este campo y comparte muchas áreas de interés y conocimiento. Esta disciplina es un campo multidisciplinario que aborda el estudio científico y la comprensión de la sexualidad humana en sus múltiples dimensiones, incluyendo aspectos biológicos, psicológicos, sociales, culturales y emocionales.

Si bien la psicología desempeña un papel importante en la sexología, ya que se ocupa de los aspectos psicológicos y emocionales del comportamiento sexual humano, la sexología va más allá de la psicología y abarca otros campos como la medicina, la biología, la sociología, la antropología, la educación y la salud pública. No obstante, no es necesario ser psicólogo o psicóloga para ser sexólogo/a.

En resumen, aunque la sexología comparte algunas áreas de interés y conocimiento con la psicología, es un campo independiente y multidisciplinario que aborda la sexualidad humana desde una variedad de perspectivas y disciplinas.

¿Hay demanda laboral en el ámbito de la sexología?

Sí, hay una demanda creciente de profesionales en el campo de la sexología debido a varios factores:

  1. Mayor Conciencia y Apertura: La sociedad está cada vez más abierta a discutir y abordar temas relacionados con la sexualidad, lo que ha llevado a un aumento en la demanda de servicios de asesoramiento, terapia y educación sexual.
  2. Crecimiento de Problemas Sexuales: Existe una creciente conciencia sobre la prevalencia de problemas sexuales, como disfunciones sexuales, trastornos de la identidad de género, problemas de pareja y trauma sexual, lo que ha generado una mayor demanda de profesionales capacitados en sexología.
  3. Cambios Sociales y Culturales: Los cambios en las normas sociales, los roles de género, la diversidad sexual y las actitudes hacia la sexualidad han generado la necesidad de profesionales capacitados para abordar estos temas de manera comprensiva y sensible.
  4. Avances en la Investigación y la Tecnología: Los avances en la investigación científica y la tecnología han ampliado nuestra comprensión de la sexualidad humana y han creado nuevas oportunidades para la prevención, el tratamiento y la educación en el campo de la sexología.
  5. Legislación y Políticas de Salud: Las leyes y políticas relacionadas con la salud sexual y reproductiva, así como los derechos sexuales y reproductivos, están evolucionando en muchos países, lo que ha aumentado la necesidad de profesionales capacitados en sexología para informar y asesorar en estos asuntos.
  6. Enfoque en el Bienestar Integral: Existe un creciente reconocimiento de la importancia del bienestar sexual en el bienestar general de las personas, lo que ha llevado a un mayor énfasis en la atención integral de la salud que incluye la salud sexual.

La demanda laboral en el ámbito de la sexología está en aumento debido a una mayor conciencia y apertura sobre temas sexuales, el crecimiento de problemas sexuales, los cambios sociales y culturales, los avances en la investigación y la tecnología, la evolución de la legislación y las políticas de salud, y el enfoque en el bienestar integral. Por lo tanto representa una oportunidad estudiar sexología y formarse en todas sus áreas para obtener así una salida profesional.

¿Cuales son las funciones de un sexólogo?

Las funciones de un sexólogo pueden variar dependiendo de su área de especialización, el entorno de trabajo y las necesidades específicas de los clientes o pacientes. Sin embargo, en general, las funciones principales de un sexólogo suelen incluir:

  1. Evaluación y Diagnóstico: Realizar evaluaciones exhaustivas de las preocupaciones y dificultades sexuales de los individuos, parejas o grupos, identificando factores físicos, psicológicos, emocionales y sociales que puedan estar contribuyendo a los problemas.
  2. Asesoramiento y Terapia Sexual: Proporcionar orientación, asesoramiento y terapia a individuos, parejas y familias que buscan ayuda para abordar una amplia gama de problemas sexuales, incluyendo disfunciones sexuales, conflictos de pareja, problemas de comunicación, trauma sexual, orientación sexual, identidad de género, entre otros.
  3. Educación Sexual: Ofrecer educación sexual integral a individuos, grupos, comunidades y profesionales de la salud, con el objetivo de promover la salud sexual, la prevención de enfermedades, la toma de decisiones informadas, la comunicación saludable y el desarrollo de relaciones sexuales satisfactorias y seguras.
  4. Prevención y Promoción de la Salud Sexual: Desarrollar e implementar programas de prevención y promoción de la salud sexual en escuelas, universidades, centros de salud, comunidades y otros entornos, con el fin de aumentar la conciencia sobre la salud sexual, reducir el riesgo de enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados y otros problemas relacionados con la sexualidad.
  5. Investigación y Desarrollo: Realizar investigaciones en el campo de la sexualidad humana, contribuyendo al avance del conocimiento científico y la comprensión de los aspectos biológicos, psicológicos, sociales y culturales de la sexualidad. Esto puede implicar la realización de estudios, la publicación de artículos científicos y la presentación de hallazgos en conferencias y simposios.
  6. Asesoramiento y Consultoría: Brindar asesoramiento y consultoría en temas relacionados con la sexualidad a individuos, organizaciones, empresas, instituciones educativas, medios de comunicación y agencias gubernamentales, ofreciendo información experta y recomendaciones basadas en evidencia para abordar problemas y desafíos específicos.
  7. Abogacía y Activismo: Participar en actividades de abogacía y activismo en temas relacionados con la salud sexual, los derechos sexuales y reproductivos, la igualdad de género, la diversidad sexual y otros asuntos sociales y políticos relevantes, trabajando para promover el cambio social y la justicia en el ámbito de la sexualidad.

En resumen, las funciones de un sexólogo pueden abarcar una amplia gama de actividades, todas ellas centradas en promover la salud sexual, el bienestar emocional y la calidad de vida de las personas y comunidades.

¿Cuánto cobra un sexólogo/a?

El salario de un sexólogo puede variar significativamente según varios factores, incluyendo la ubicación geográfica, el nivel de experiencia, la educación, el tipo de empleador y el tipo de servicios que ofrece. Aquí te proporcionaré un rango general de lo que podrías esperar en términos de compensación:

  1. Ubicación Geográfica: Los salarios tienden a ser más altos en áreas urbanas y en países con un mayor costo de vida. Por ejemplo, los sexólogos en ciudades grandes o capitales suelen ganar más que aquellos que trabajan en áreas rurales.
  2. Grado de Competencia en la zona. Como toda actividad económica, la competencia y en este caso, el número de profesionales de la sexología que estén trabajando en la zona, hará que podamos tener más o menos demanda de consulta.
  3. Experiencia y Educación: Los sexólogos con más experiencia y educación suelen ganar salarios más altos. Aquellos con títulos avanzados, certificaciones adicionales y años de práctica clínica pueden tener una mayor demanda y capacidad para establecer tarifas más altas.
  4. Tipo de Empleador: Los sexólogos pueden trabajar de manera independiente en su propia práctica privada, en clínicas de salud mental, en hospitales, en centros de salud sexual, en instituciones educativas, en organizaciones sin fines de lucro u ofreciendo consultas en línea. Los salarios pueden variar según el tipo de empleador y la demanda de servicios en ese contexto específico. Muy importante invertir en publicidad para darnos a conocer, tener webs y perfiles en redes sociales actualizados, etc.
  5. Tipo de Servicios: Los sexólogos que ofrecen una gama más amplia de servicios, como terapia sexual, asesoramiento de pareja, educación sexual, talleres y charlas, pueden tener mayores ingresos que aquellos que se centran en un área específica.

Dicho esto, en términos generales, el salario anual de un sexólogo puede variar desde los 12.000€ hasta los más de 24.000€, dependiendo de los factores mencionados anteriormente. Es importante tener en cuenta que estos son solo rangos estimados y que los salarios reales pueden variar considerablemente según la situación individual. Además, algunos sexólogos pueden optar por tarifas por sesión en lugar de un salario fijo, lo que puede influir en sus ingresos totales.

¿Cuanto cuesta un máster en sexología?

El costo de un máster en sexología puede variar considerablemente según varios factores, como la ubicación geográfica, la reputación de la institución educativa, la duración del programa, el formato de estudio (presencial o en línea), los recursos y materiales incluidos, entre otros. Aquí hay algunos puntos a considerar en cuanto al costo:

  1. Institución Educativa: El prestigio y la reputación de la institución educativa pueden influir significativamente en el costo del máster. Las universidades o instituciones de renombre pueden tener tarifas de matrícula más altas en comparación con instituciones menos conocidas.
  2. Duración y Estructura del Programa: La duración del programa de máster en sexología puede variar desde unos pocos meses hasta dos o más años, dependiendo de la intensidad del programa y los créditos requeridos para la obtención del título. Los programas más largos tienden a tener costos de matrícula más altos.
  3. Recursos y Materiales: Algunos programas pueden incluir el costo de materiales de estudio, libros de texto, acceso a bibliotecas digitales, software especializado u otros recursos adicionales en el precio de matrícula, mientras que otros pueden requerir pagos adicionales por estos elementos.
  4. Formato de Estudio: Los programas de máster pueden ofrecerse en formatos presenciales, en línea o híbridos. Los programas en línea a menudo pueden tener tarifas de matrícula más bajas debido a los menores costos de infraestructura, aunque esto puede variar según la institución.
  5. Becas y Ayudas Financieras: Algunas instituciones ofrecen becas, subvenciones o programas de ayuda financiera para estudiantes que pueden ayudar a reducir el costo de la matrícula. Es importante investigar y solicitar estas oportunidades de financiamiento si están disponibles.
  1. Costos Adicionales: Aparte de la matrícula, es importante considerar otros posibles gastos asociados con el programa, como tarifas de solicitud, cuotas de inscripción, materiales de estudio adicionales, costos de transporte si el programa es presencial, costos de alojamiento si es necesario mudarse para asistir al programa, entre otros.
  2. Requisitos de Admisión: Algunos programas de máster en sexología pueden tener requisitos específicos de admisión, como exámenes de ingreso, entrevistas, ensayos o recomendaciones. Es posible que debas invertir tiempo y recursos para cumplir con estos requisitos antes de ser aceptado en el programa.
  3. Red de Contactos y Oportunidades Profesionales: Al evaluar el costo de un máster en sexología, también es importante considerar las oportunidades profesionales y la red de contactos que el programa puede proporcionar. Un programa con una sólida red de exalumnos, conexiones en la industria y oportunidades de prácticas o pasantías puede ofrecer un valor agregado significativo a largo plazo.
  4. Perspectiva de Carrera y Retorno de la Inversión: Aunque el costo inicial de un máster en sexología puede parecer significativo, es importante considerar el retorno de la inversión a largo plazo en términos de perspectivas de carrera y potencial de ingresos. Evalúa las oportunidades profesionales disponibles después de completar el programa y si el título te proporcionará las habilidades y credenciales necesarias para avanzar en tu carrera en el campo de la sexología.

En consecuencia, el coste de un máster en sexología puede variar según una variedad de factores, y es importante considerar no solo el precio de la matrícula, sino también otros gastos asociados, así como el valor educativo y las oportunidades profesionales que ofrece el programa. Realiza una investigación exhaustiva y evalúa tus opciones cuidadosamente antes de tomar una decisión sobre dónde y cómo obtener tu educación en sexología.

¿Es mejor un master de sexologia a distancia o presencial?

La elección entre un máster de sexología a distancia o presencial depende de varios factores, incluidas tus preferencias personales, tus circunstancias individuales y tus objetivos profesionales. Aquí hay algunas consideraciones a tener en cuenta al tomar esta decisión:

Máster de Sexología Presencial:

Ventajas:

  1. Interacción Directa: Tendrás la oportunidad de interactuar directamente con profesores y compañeros de clase, lo que puede facilitar el aprendizaje colaborativo, el intercambio de ideas y el establecimiento de relaciones profesionales.
  2. Experiencia en el Aula: Las clases presenciales pueden proporcionar una experiencia más inmersiva y práctica, permitiéndote participar en discusiones en tiempo real, realizar ejercicios prácticos y recibir retroalimentación inmediata.
  3. Acceso a Recursos en el Campus: Tendrás acceso a las instalaciones y recursos del campus, como bibliotecas, laboratorios, clínicas y servicios de apoyo estudiantil, que pueden enriquecer tu experiencia educativa.

Inconvenientes:

  1. Mayor Costo: Los programas presenciales suelen tener costos más altos debido a los gastos asociados con la matrícula, el alojamiento, el transporte y otros gastos relacionados con la vida en el campus. Algunos másteres universitarios en sexología superan los 5.000€.
  2. Restricciones Geográficas: Tendrás que vivir cerca del campus o estar dispuesto a mudarte para asistir a clases, lo que puede ser un inconveniente si tienes responsabilidades familiares o laborales en otro lugar.

Máster de Sexología a Distancia:

Ventajas:

  1. Flexibilidad: Los programas a distancia ofrecen una mayor flexibilidad en términos de horarios de estudio, lo que te permite completar tus estudios mientras trabajas a tiempo completo u otras responsabilidades.
  2. Menor Coste. Al reducir costes de todo tipo, es posible acceder a un máster a distancia por menos de la mitad de uno presencia.
  3. Accesibilidad: Puedes acceder al programa desde cualquier lugar con una conexión a internet, lo que te permite estudiar desde casa o mientras viajas, eliminando la necesidad de mudarte o viajar al campus.
  4. Autodirección: Los programas a distancia suelen requerir una mayor autonomía y autodisciplina, lo que puede ayudarte a desarrollar habilidades de organización, gestión del tiempo y autoaprendizaje.

Inconvenientes:

  1. Menor Interacción Personal: La falta de interacción directa con profesores y compañeros de clase puede ser un desafío para algunos estudiantes, ya que puede limitar las oportunidades de discusión y colaboración.
  2. Requisitos Tecnológicos: Es posible que necesites acceso confiable a internet y tecnología adecuada, como computadoras y software, para participar en el programa a distancia.

En última instancia, la decisión entre un máster de sexología a distancia o presencial dependerá de tus preferencias individuales, tu situación personal y tus metas profesionales. Considera cuidadosamente los pros y los contras de cada opción y elige el formato que mejor se adapte a tus necesidades y circunstancias. Además, investiga y evalúa la calidad y reputación del programa específico que estás considerando, independientemente de su modalidad de entrega.

Si deseas obtener información sobre nuestro máster accede aquí.